Docentes creando recursos digitales para la enseñanza de las ciencias naturales.

Por: Diego Sebastián González

Es importante reflexionar sobre esta nueva etapa educativa, etapa donde el uso de las tecnologías de la información y comunicación consolida un rol primordial en la enseñanza. Recuerdo hace 20 años atrás que la información era limitada, solo se accedía a ella por intermedio de los conocimientos impartidos por el docente, algún apunte o libro. Con el inicio de la revolución informática y la conectividad global, el acceso a la información tuvo un crecimiento exponencial  en un laxo corto de tiempo. La red de información mundial ahora llega a enriquecer de una manera potencial el conocimiento colectivo, ofreciendo nuevos caminos hacia la información y por ende la construcción de sociedades más globalizadas.

Como docente de ciencias, uno analiza y pone en la balanza las prácticas pasadas con las nuevas prácticas de enseñanza. Notablemente estas últimas proporcionan un mayor peso a la hora evidenciar resultados en el proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestros estudiantes. El acceso a la información en esta nueva etapa proporciona un marco teórico rico pero a la vez sobre saturado de conocimientos, que en muchas ocasiones necesitan de una intervención de los docentes para aportar disciplinalmente un cierto grado de regionalización para su entendimiento.

En la enseñanza de las ciencias naturales la información recae en la generalidad en el uso de bibliografías principalmente extranjeras, acotando a los estudiantes a visualizar su entorno inmediato natural, equivocando ejemplos extranjeros con lo habitual de su región. El pensar como docente en nuevas prácticas que desarrollen contenidos regionales y que estos se acoplen a la generalidad de la información virtual, es una tarea compleja pero no imposible.

Hoy en día esta tarea puede resultar muy provechosa, con la ventaja de la utilización de las nuevas tecnologías para facilitar su diseño, desarrollo e implementación.  Descubriendo nuevos paradigmas en nuestras prácticas docentes, orientándolas hacia la nueva etapa de enseñanza mundial, con el uso de las herramientas digitales.

Lo imposible no existe a la hora de crear contenidos basándonos en el uso de las nuevas tecnologías, por ello, les proporciono un ejemplo de una experiencia realizada.

Como todo docente siempre nos preguntamos, de qué manera podríamos impartir un conocimiento y que estos sean aprendidos por nuestros estudiantes. Incógnita que se resuelve con la planificación y desarrollo de actividades acordes a proporcionar un espacio de intercambio entre la teoría y la práctica. Esta consigna la plantee a la hora de enseñar un tema medio complejo, como la identificación de los árboles nativos de la provincia de La Rioja a través de caracteres morfológicos.

Mis estudiantes de biología de una escuela técnica agropecuaria venían formándose curricularmente en contenidos sobre morfología vegetal, la teoría no era amena para ellos, lo que sugirió buscar otra forma de enseñar contrastando la teoría con la práctica de manera que reforzaran aún más sus conocimientos teóricos adquiridos.

Contrastar la teoría con la práctica parecía algo fácil, si empleaba métodos y herramientas que en general podrían aburrir o no ser deseables para los estudiantes. Me llegue a preguntar, como rompía el dogma de la identificación de las especies arbóreas a través de caracteres morfológicos   sin el uso de claves dicotómicas textuales para tal fin. Mientras pensaba, observaba en mis estudiantes un alto grado de atención e interacción en el uso de sus teléfonos móviles.

En ese momento se prendió la lámpara, sabía que podría crear una aplicación que resultara ser una herramienta para que sus conocimientos teóricos sean aplicados en la identificación de las especies a campo natural. Veía en ese instante imaginario la posibilidad de poder desarrollar una herramienta que sustituya la enseñanza textual clásica con una más innovadora, moderna e inclusive adecuada a la utilización de las TIC.

La idea ya estaba, ahora faltaba su diseño y desarrollo. Para ello me puse a investigar e indagar que plataformas de creación de aplicaciones móviles, se ajustaban a los propósitos, en cuanto a la facilidad que brindaban en diseñar y a la vez sean gratuitas. Buscando, examinando y probando diferentes alternativas, me encontré con una plataforma que reunía la posibilidad de utilizar la aplicación en diferentes sistemas operativos como Android, iPhone y Windows Phone. Opte en ese momento por movincube.

Mientras empezaba a diseñar y desarrollar la manera de que la aplicación sea visualmente atractiva, surgió la pregunta ¿por qué limitar la aplicación solo a la identificación de árboles? Desde ese momento me propuse complejizar aún más la aplicación y lograr un producto que lo pudieran utilizar no solo mis estudiantes, sino también, cualquier persona interesada en la temática. Dando inicio al nacimiento de la app Flora Riojana en su abreviación FloraLR.

Dedique gran parte de mi formación al conocimiento de la flora nativa de la provincia de La Rioja, de hecho llegue a publicar algunos libros digitales al respecto, lo que me facilitó poder estructurar el diseño y el desarrollo de la aplicación en cuanto al conocimiento disciplinar que debería contener.  La estructura era compleja y armado involucraba la lógica de que tenía que ser una herramienta verdaderamente útil a campo natural.

Razón por la que me propuse realizarla en módulos, he ir agregando los mismos a medida que estos eran culminados. No dejando el primer propósito de lado, que era la identificación de árboles nativos a través de caracteres morfológicos. Por ello el primer módulo terminado fue el de la identificación de árboles nativos según sus tipos de hoja. El cual fue utilizado por mis estudiantes en esta experiencia que les socializo.

El diseño contempló, que desde el primer momento que el usuario corriera la aplicación, tenga un impacto visual positivo en ella, por lo cual se optó que las fotografía empleadas, mapas y gráficos tengan una calidad muy buena, siendo estos inéditos y originales productos de años de trabajos anteriores en la temática. Por ejemplo su inicio y menú principal.

Este último se diseñó para que los usuarios puedan acceder a las secciones:

Identificar Especie, donde pueden acceder a la identificación de las especies ordenadas en Árboles, Arbustos, Hierbas, Plantas Aéreas, Plantas Acuáticas y Cactus. (Siendo Árboles solo el módulo de interés  para esta ponencia).

Listado de Especies, donde se detallan las especies tabuladas con sus respectivos nombres comunes, científicos y a las familias a la cual pertenecen las especies.

Ecorregiones, en esta sección, siempre y cuando el alumno cuente con conectividad móvil, se confeccionó un mapa en Google Maps de las Ecorregiones de la provincia de La Rioja y se lo enlazó de modo que el estudiante o usuario pueda saber su posición y está a que región pertenece.

Sobre RiojaLR, esta sección detalla la información de la aplicación.

Me limitaré en esta socialización, solo al módulo de identificación de Árboles por tipos de hoja, la cual es el objetivo de esta ponencia, los criterios de diseño y aplicación por los cuales mis estudiantes pudieron hacer efectivo esta experiencia que evidencio en su aprendizaje.

En la sección Identificar Especie, como antes la describí, se encuentra la sección Árboles. La cual se diseñó cumpliendo con el objetivo de lograr la identificación de las especies a través de caracteres morfológicos, por lo que establecí a mi criterio dividirla en un menú de identificación de árboles por Hojas, Frutos y afines, Flores y Otras (espinas, látex, olor, corteza). De estas secciones solo hablaremos de “Hojas” en esta ponencia.

La estructura por la cual se va siguiendo de una sección a otra, fue diseñada muy similar a una clave de identificación, pero no tan compleja y agregando un entorno real a través de fotos de las mismas especies a identificar, lo que facilita a campo una comparación con los órganos de la plantas a analizar. Pensado de esta manera, para que los estudiantes no puedan tener fallas, si su teoría es poca. No obstante la simple utilización tendría que reforzar su teoría era una de las hipótesis planteadas.

Uno de los propósitos principales en el diseño, era mantener a medida que el estudiante o usuario usara las diferentes alternativas de opciones, una gradual profundización de conocimientos sobre la morfología, en este caso de las hojas.  Desde el reconocimiento de plantas con tipos de hojas simples, compuestas o sin hojas (áfilas), en cada una de estas haciendo cada vez más complejo su análisis y contrastación con sus conocimientos teóricos, hasta llegar a una descripción morfológica detallada que pudiera diferenciar la especie.

Se logró en gran medida tener en cuenta aspectos de diseño y estructura acorde a la metodología que se aplicaría a campo natural. Desde la presentación frente al ejemplar arbóreo a identificar, analizando dos caracteres morfológicos en hojas, avanzando de esta manera en la aplicación hasta llegar a la especie de la cual se trataba. En esta última instancia la aplicación posee una descripción del nombre científico de la especie con su respectiva sigla de identificación del autor el cual la publicó, la familia a la cual se agrupa la especie, como también detalles fotográficos de la planta completa, sus hojas, flores, frutos y el tronco.  En esta plantilla final, también se colocó enlaces para acceder a bases de datos e información académica sobre la especie. Como del Instituto de

Botánica Darwinion dependiente del CONICET y el Sistema de Información de Biodiversidad de la Administración de Parques Nacionales.

Una vez terminada la app y el módulo de identificación de árboles según el tipo de hoja, faltaba solo probarla, he inste a mis estudiantes a realizar un trabajo práctico a campo natural. El lugar elegido no era distante a la institución escolar, por el hecho que la misma se encontraba en una zona rural no muy lejana a la ciudad Capital de La Rioja y contaba con buena cobertura para el acceso a internet si la aplicación lo necesitara.

En el lugar se les proporcionó los enlaces para la descarga de la aplicación, no obstante algunos móviles tenían inconvenientes para la descarga, así que previendo, lleve la aplicación en mi móvil y se las compartí por bluetooth orientándolos en su instalación en los teléfonos móviles. De inmediato empezaron a utilizar, familiarizándose con la aplicación. Algunos estudiantes más avanzados en el uso de aplicaciones, ayudaban a sus compañeros notando una colaboración en equipo entre el grupo.

Una vez instalada la aplicación empecé como docente a guiarlos en la actividad prevista, en primer lugar se les solicitó que verificaran la ubicación con la aplicación en la sección de Ecorregiones, esto llevo a posicionarlos dentro de un área ecológica de estudio, de modo que contrasten las especies identificadas y la asocien a la ecorregión. Una vez realizada esta etapa, se solicitó que cada alumno identifique, a través del uso de la aplicación y utilizando sus conocimientos teóricos previos, los árboles presente en el campo.

En marcha esta actividad, observaba a medida que caminaba el campo junto a mis estudiantes, la facilidad con la cual llegaban a identificar las especies presentes por medio de la aplicación, sin tener ellos conocimientos sobre los árboles nativos existentes en ese sitio. En raras ocasiones, se evidenciaban problemas de interpretación, que correspondían más a la teoría y el reconocimiento de caracteres morfológicos que al de utilización de la aplicación. Pero estos eran rápidamente solucionados por otros alumnos trabajando en ocasiones colaborativamente. La experiencia a campo fue enriqueciéndose a medida que observaba una total motivación e interés por parte de los estudiantes en la utilización de esta herramienta digital para sus propios fines de aprendizaje.

Llego un momento en que los estudiantes habían identificados todos los árboles del sitio de estudio, pero querían seguir, porque veían otras especies como arbustos y hierbas que estaban presentes y que la aplicación las contemplaba en algunas secciones para la identificación, pero no estaban habilitadas. Ahí note su entusiasmo por querer saber, por querer aprender. No limitando el entusiasmo de los estudiantes les propuse que en otra salida práctica acampo podríamos identificar las especies restantes una vez que la aplicación tenga los otros módulos terminados.

Trasladándonos caminando hacia la institución escolar, mientras los alumnos seguían utilizando la aplicación en cuanto árbol se presentaba en el trayecto, les pregunte ¿qué opinión tenían sobre la experiencia que habíamos realizado hoy?, Algunos estudiantes desde su lenguaje informal, comentaban su satisfacción al poder emplear los teléfonos móviles en su aprendizaje, comparando con otros espacios curriculares en los cuales no se les permitía su uso en clase.  Otros estudiantes comentaban que después de haber realizado la práctica encontraron un sentido al estudio de la teoría y como esta, se la pudo emplear en la identificación de los árboles nativos de su región.

De hecho esta grata experiencia se vio aún más fortalecida cuando mis estudiantes obtuvieron resultados significativos en sus evaluaciones, promediando un alto rendimiento en las calificaciones.

Pensar en docentes que puedan crear, diseñar y desarrollar herramientas tecnológicas digitales para fortalecer la enseñanza de las ciencias naturales, es un camino más de aprendizaje, una instancia de formación personal a la cual todos los docentes podemos llegar, crean que los resultados valen la pena.

Gracias a los organizadores por invitarme a participar en este congreso de relevancia internacional, a la vez de hacer posible con esta humilde ponencia, contar una experiencia que me tocó vivir en mi labor docente. Gracias a los participantes que también hicieron posible todo esto, y en especial a mis estudiantes que me dieron la oportunidad de vivenciar esta experiencia.

Por último quiero compartirles la aplicación Flora Riojana (FloraLR), para que la puedan analizar y probar.

Descarga desde el link: http://mobincube.mobi/3WT6E8

Experiencia Didáctica presentada en: COVAITE 2016 – I Congreso Argentino e Iberoamericano de Tecnología y Educación.

Be the first to comment

Leave a Reply